Los relámpagos de agosto en abril y la suerte de Jorge Ibargüengoitia en una galleta

Jorge Ibargüengoitia fue el autor elegido para el Día Mundial del Libro

Este domingo 18 de abril, en la Rambla Cataluña se repartirán galletitas de la suerte. De esas chinas que parecen un pellizco y saben a cono de nieve. Estas galletitas llevarán dentro frases de la obra del escritor que la gente eligió para ser leído este año durante el Día Mundial del Libro: Jorge Ibargüengoitia. Y las galletitas del domingo son apenas una parte de los preliminares de esta fiesta de los libros que alcanzará su punto culminante el viernes 23 de abril, con una lectura al aire libre en el mismo punto. Una celebración que la gente ha hecho suya desde que comenzó a realizarse en Guadalajara, ocho años atrás.

Empezó hace semanas. Las urnas transparentes estaban por toda la ciudad. Las encontrabas en cada librería. Y al contrario de lo que nos pasa con los candidatos en la política, en esta elección la tortura de la indecisión radicaba en los meros nombres de los tres aspirantes y los títulos de sus obras: Oscar Wilde con El retrato de Dorian Grey, JD Salinger, con El guardián entre el centeno y Jorge Ibargüengoitia con Los relámpagos de agosto. También se podía votar en Internet. La respuesta fue inmediata: los votos rebasaron los 28 mil y los 350 lugares para leer en el evento al aire libre se llenaron en pocos días. Jorge Ibargüengoitia se erigió como ganador. Y al contrario de las elecciones políticas, en esta nadie impugnó el resultado.

La charla con la directora de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, Nubia Macías, transcurre ágil. Sus ojos, como sus manos y sus ideas, no se quedan quietos. Le pido que abra una galletita de la suerte de las que se repartirán este domingo y que haga una pregunta. “¿La gente se va a entusiasmar con la lectura?”, pregunta. Y la galleta responde, contundente, con una frase de Los relámpagos de agosto: “Sería un crimen que por no hacer un esfuerzo, vayamos después a tener dificultades”. Imposible contradecir a la galleta. Nubia interpreta al oráculo: “Sería un crimen que no promocionáramos la lectura y no consiguiéramos que la gente vaya a leer ese y el resto de los días”.

Conquistar y seducir nuevos lectores es algo a lo que apuesta la celebración del Día Mundial del Libro, comenta la directora de la FIL: “Fomentar el hábito de la lectura es un proyecto de estrategias, no de metas: los lectores están vivos, las generaciones se renuevan y siempre vienen nuevos potenciales lectores detrás”. Y a propósito de la obra del escritor guanajuatense, Nubia enfatiza el carácter extraordinariamente actual de Los relámpagos de agosto, novela que narra las desventuras del general José Guadalupe Arroyo en el México post revolucionario. Es una obra ágil, ácida y cínica que nos invita a reírnos de algo que, de entrada, no debería ser gracioso: la tortuosidad del sistema político, la terrible corrupción, las alianzas en lo oscurito.

Nubia Macías, directora de la FIL. Foto: Carolina López

La cita para la lectura en voz alta es el 23 de abril, de las diez de la mañana a las nueve de la noche en la Rambla Cataluña (Juárez y Escorza), a un costado de la Rectoría de la UdeG. La voz que abrirá la lectura será la de Fernando del Paso, a la que se unirán, entre muchas otras, las de los escritores Antonio Ortuño y Víctor Ortiz Partida, de la cineasta Kenia Márquez y de los actores Ofelia Medina y Damián Alcázar, protagonista de la película Dos crímenes, basada en otra novela de Jorge Ibargüengoitia. Todos los lectores recibirán una rosa y un ejemplar de la obra como obsequio. También habrá una mini feria del libro, en la que participarán editoriales y librerías.

Y así es como Los relámpagos de agosto alumbran abril.

No falte ni este domingo a consultar su oráculo en forma de galleta ni al viernes festivo de la próxima semana. Si usted quiere leer y ya no alcanzó lugar, no desespere y preséntese el mero día: siempre hay necesidad de más lectores. Y despreocúpese si suelta una carcajada. Esto es una fiesta.

“Que no obliguen a los chicos a leer”: Nubia Macías

La falta de lectores tiene, entre otros, un origen endémico, afirma Nubia Macías: “Falta formación de lectores desde la primaria, tanto en las escuelas públicas como en las privadas. Y sobre todo: que no obliguen a los chicos a leer. Creo que aquí el problema es de obligatoriedad: tenemos que jalarlos más bien hacia la parte lúdica, de placer, de diversión, donde los chicos se encuentren cómodos participando de una fiesta de lectura y no de algo que deben hacer: eso en automático los aleja”. Y añade: “Imagina lo placentero que sería para un joven escuchar un bello poema al llegar por la mañana a la escuela a comenzar a jornada. Seguro que eso sería algo que le cambiaría toda la perspectiva. Este es un problema del sistema que no le corresponde solventar sólo a una institución”. Entre otros programas de promoción de la lectura, la FIL organiza en las preparatorias de Jalisco, a través del Sistema de Educación Media Superior de la Universidad de Guadalajara, Ecos de la FIL, para que los jóvenes conozcan a los autores que visitan la ciudad. El año pasado, 70 escritores acudieron a diferentes planteles de la UdeG. Y es algo que, dice la directora de la Feria, a los autores les encanta, porque los muchachos no se limitan a preguntarles sobre sus obras, sino también acerca de sus vidas.

Entrevista: Diana Martín

Este domingo 17 de abril, en la Rambla Cataluña, (Escorza y Juárez, a un costado del Museo de las Artes de la UdeG) se repartirán galletitas de la suerte. De esas chinas que parecen un pellizco y saben a cono de nieve. Estas galletitas llevarán dentro frases de la obra del escritor que la gente eligió para ser homenajeado este año en el marco del Día Internacional del Libro: el guanajuatense Jorge Ibargüengoitia. Y las galletitas del domingo son apenas una parte de los preliminares de esta fiesta de los libros que alcanzará su punto culminante el viernes 23 de abril con una lectura al aire libre en el mismo punto. Esta es una fiesta que la gente ha hecho suya desde que comenzó a celebrarse en Guadalajara, ocho años atrás.

Empezó hace semanas. Las urnas transparentes estaban por toda la ciudad. Las encontrabas en cada librería. Había que elegir a un autor. Había que elegir a quien queríamos leer, y al contrario que nos pasa con los candidatos en la política, en la que escoger uno es tremendamente difícil por su mediocridad, en esta, la tortura de la indecisión radicaba en los meros nombres de los tres candidatos y sus obras, eran nada menos que Oscar Wilde con El Retrato de Dorian Grey, J.D. Sallinger con El Guardían entre el Centeno, y Jorge Ibargüengoitia con Los Relámpagos de Agosto. También se podía votar por medio de internet. Se convocó a la gente para que se registrara para la lectura pública de la obra. La respuesta de la ciudadanía fue apasionada e inmediata. En un país en el que se supone que nadie lee los votos rebasaron los 28,000, los 350 lugares para el evento al aire libre se llenaron en tres horas. La gente reaccionó desbordando las urnas. Jorge Ibargüengoitia se erigió como ganador. Y al contrario de las elecciones políticas, en esta nadie impugnó el resultado.

La charla con la directora de la Feria Internacional del Libro, Nubia Macías, transcurre ágil. Sus ojos, igual que sus manos –y sus ideas- no se quedan quietas. Le pido que abra una galletita de la suerte de las que serán repartidas el domingo, y que haga una pregunta antes. “¿La gente se va a entusiasmar con la lectura?” –pregunta. Y la galleta responde, contundente, con una frase de Los Relámpagos…: “Sería un crimen que por no hacer un esfuerzo, vayamos después a tener dificultades”. Imposible contradecir a la galleta. Nos reímos sorprendidas. Nubia interpreta al oráculo: “Sería un crimen que no promocionáramos la lectura y no consiguiéramos que la gente no vaya a leer ese día, y el resto de los días”. No necesito abrir otra galleta para saber que eso es algo que no sucederá.

La FIL lleva a cabo programas de promoción de la lectura en las preparatorias a través del Sistema de Educación Media Superior de la UdeG para que los jóvenes lean, a lo largo del año, obras de los autores que vendrán a la Feria. Un ejemplo son los Ecos de la FIL, en los que en el año pasado acudieron 70 escritores a las diferentes preparatorias de la universidad. Y es algo que a los autores les encanta, ya que los muchachos no se limitan a hacer preguntas acerca de sus obras, sino de sus vidas.

Macías cree firmemente que la falta de lectores tiene, entre otros, un origen endémico. “Falta formación de lectores desde la primaria, tanto en las escuelas públicas como en las privadas. Y sobre todo: que no obliguen a los chicos a leer. Creo que aquí el problema es de obligatoriedad, tenemos que jalarlos más bien hacia la parte lúdica, de placer, de diversión, donde los chicos se encuentren cómodos participando de una fiesta de lectura y no de algo que deben hacer, eso en automático los aleja” y añade, “imagina lo placentero que sería para un joven escuchar un bello poema al llegar por la mañana a la escuela a comenzar a jornada. Seguro que eso sería algo que le cambiaría toda la perspectiva. Este es un problema del sistema que no le corresponde solventar sólo a una institución”

Conquistar y seducir nuevos lectores es algo a lo que le apuesta el Día Internacional del Libro. “Fomentar el hábito de la lectura es un proyecto de estrategias, no de metas, los lectores están vivos, las generaciones se renuevan y siempre vienen nuevos potenciales lectores detrás”-comenta.

A propósito de la obra del escritor guanajuatense que se leerá a casi 100 años de la revolución mexicana, Nubia Macías enfatiza el carácter extraordinariamente actual de la novela. Los Relámpagos de Agosto, para quien no la ha leído, narra las desventuras del general José Guadalupe Arroyo en el México postrevolucionario. Es una obra ágil, ácida y cínica que además nos hace reírnos de algo que de entrada no debería ser gracioso: la tortuosidad del sistema político, la terrible corrupción, las alianzas en lo oscurito.

La cita es el 23 de abril desde las 10 am hasta las 9 pm en la Rambla Cataluña. La voz que hará el honor de abrir la lectura será la de Fernando del Paso, a él se unirán personalidades como Ofelia Medina, Víctor Ortiz, la cineasta Kenia Márquez, el escritor Antonio Ortuño y el actor Damián Alcázar, protagonista de varias películas inspiradas en guiones de Ibargüengoitia. Todos los lectores recibirán una rosa y un ejemplar de la obra. También habrá Feria de Libro, participarán alrededor de 23 stands de editoriales locales.

Y así es como Los Relámpagos de Agosto alumbraron abril.

No falte, ni este domingo a consultar su oráculo en forma de galleta, ni al viernes festivo que le acabo de mencionar. Si usted quiere leer y ya no alcanzó lugar, no desespere, preséntese el mero día, siempre hay necesidad de más lectores. Y despreocúpese si suelta una carcajada. Esto es una fiesta.

Publicado en: Cultura Pirata
Un comentario sobre “Los relámpagos de agosto en abril y la suerte de Jorge Ibargüengoitia en una galleta
  1. Maria Isabel Marin Leòn dice:

    Me parece genial lo de las galletitas, esa forma de hacer creativo el interès por la lectura, les felicito de todo Corazòn.
    Hoy esta noticia que es la primera que llega a mis ojos y lo he entendido me invita a ser mas creativa, o sea mas curiosa.

    Saludos