Los Asesinos de la Melatonina & El Baratillo Revisited

Sopesando ofertas

Todos los madrugadas, a las cuatro cincuenta, se escucha el juego de recolección de basura: dos despiadados simios avientan bolsas llenas de alimentos intactos a una camioneta de redilas mientras escuchan salsa. Juegan a desperdiciar las sobras clientelares del restaurante que está enfrente del edificio de departamentos donde vivo.

El domingo las canciones son más nítidas, la ausencia de autos que circula semanalmente la avenida de ocho carriles les otorga un escenario protagónico.

Me debato, no me acostumbro al ruido pero reparo ante otra mudanza.

Se largan.

* * *

El baratillo es un tianguis demasiado humano, vende a pecadores, aficionados, curiosos y distribuidores de lo que sea lo que necesitan: un mapache disecado, rebanadas de sandía con aguijón y semilla, batas impecables con la insignia de la clínica de su preferencia, la mitad de un juguete, ungüentos infalibles para acabar con los callos tacos de buche, suadero, saldos de papelería, sillones hágalo usted mismo, mixes mezclados, diccionarios especializados; primeros, bien escritos y nunca reeditados tomos de ciencia, bodas enmarcadas, garras, tangas, dulces piratas, hachas, residuos todos para la composta ¿cuál? la única y original punto net.

Publicado en: desordenador
2 comments on “Los Asesinos de la Melatonina & El Baratillo Revisited
  1. Robotania dice:

    Soy totalmente baratillo.

  2. Salvador dice:

    No conozco el bara. Soy mal tapatío.

    Te recomendé en mi lista por el día del blog.